"Existo. Es algo tan dulce, tan dulce, tan lento. Y leve; como si se mantuviera solo en el aire. Se mueve. Por todas partes, roces que caen y se desvanecen. Muy suave, muy suave."

lunes, 18 de abril de 2016

Duele,
duele porque es difícil dejarte caer en el olvido.
Apartarte de ese rincón de mi mente dónde lucen las cosas más bonitas.
Duele,
duele porque me has inundado los pulmones de aire fresco, el estómago de mariposas y los ojos de los colores más brillantes.
Duele,
duele porque llegaste arrasando como un huracán y cobijando como el fuego.
Pero olvidé que el fuego quema, y que yo ardo fácilmente.
Ahora soy cenizas de una noche y escombros de palabras que han sido abandonas al delirio de mi mente y al olvido de tus labios.
Duele,
duele y se que va a seguir doliendo. No quiero renunciar a ti, no puedo renunciar a ti.
Por eso, hasta nuevo aviso viviré de recuerdos enlatados, sonidos abandonados y sentimientos apagados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario